NOS DUELE MUCHO...
La Presidenta de todos los argentinos en el discurso inaugural del 130 período de sesiones ordinarias del Congreso dedicó una parte de su alocución a todos los docentes, y en particular a sus dirigentes. El agotamiento de ideas del Ministro de Educación tropieza con un escalón más elevado: asesorar inexacta y equivocadamente al Poder Ejecutivo. Durante la Presidencia del Dr. Néstor Kirchner se sancionaron tres leyes vertebrales para cambiar la historia de la de educación en la Argentina, que vinieron a dar respuesta a reclamos históricos de la docencia: la Ley de Educación Técnico Profesional; Ley Nacional de Educación y la Ley de Financiamiento Educativo. Había (entre otras cuestiones significativas) que recuperar el sistema educativo nacional dándole cierta unidad, luego de la vigencia de Ley Federal de Educación y la transferencia de los servicios educativos a las provincias. Con la Ley N° 26075 (Financiamiento Educativo, art. 10) se creó la Paritaria Nacional Docente (Decreto Reglamentario N° 457/07), que es un convenio marco. Los que trabajan en el mundo del derecho laboral saben lo que significa y la extensión de esta institución. Los docentes, queda claro, “no sólo hablamos de salario”: hemos sostenido el sistema educativo durante largos períodos de “ausencia” por parte del Estado; hemos trabajado por el país y nuestros niños, niñas y adolescentes; apoyamos y propugnamos proyectos fundamentales para la educación; hemos bregado y acompañado cuestiones socialmente justas; entre otros. El “ausentismo docente” lo controla el Estado, lo auditan los médicos, y lo sufren los trabajadores. El porcentaje más alto de ausentismo se debe a problemas siquiátricos. Por ejemplo, hemos detectado que algo que agobia a los docentes es la violencia en el ámbito escolar. Al respecto presentamos un proyecto en la Cámara de Diputados de la Nación (Expte.: 4491-D-2011). El Sr. Ministro Prof. Alberto Sileoni nos envió a la entidad una misiva diciendo que no iba a acompañar la iniciativa. “La escuela sola no puede”. Los programas al respecto o un “observatorio” -sin participación plural de los sindicatos que representan a los trabajadores- han demostrado no ser la solución. Las causas del “ausentismo” tienen mucho que ver con las “ausencias” del Estado. Todos los docentes deberíamos gozar de “estabilidad laboral”, los trabajadores de la educación de gestión pública la obtenemos con las titularizaciones, muchos compañeros y compañeras no la alcanzan, y en la educación pública de gestión privada el régimen legal es distinto. Los educadores no gozamos de “3 meses de vacaciones” y tampoco trabajamos “4 horas por día”, son mitos dignos de incluirse entre las zonceras argentinas. Son palabras que nos duelen, enfrentan a los docentes con aparentes “privilegios” con la sociedad que espera siempre más de ellos. Esta gestión ha logrado distribuir “netbooks” entre alumnos de escuelas públicas, pero los gobiernos provinciales no capacitan en servicio y permanentemente a los docentes. Los docentes nos capacitamos con nuestros propios recursos y fuera del horario escolar. Si “sólo el 9% de los docentes cobra el salario mínimo”, 89.800 docentes cobran ese salario. En la mayoría de las provincias no hay mucha diferencia entre un maestro que recién se inicia con el de mayor antigüedad debido al pago de sumas no remunerativas (o –mal llamadas- en negro). Respecto el “incentivo docente” estamos de acuerdo que es regresivo, por eso presentamos un proyecto en la Cámara de Diputados de la Nación para que el pago del mismo sea remunerativo. Los docentes lo percibimos hace años de manera habitual con lo cual ya forma parte de nuestro salario. Tiene mérito de mención la infraestructura escolar, las condiciones muchas veces indescriptibles de trabajo. NOS DUELE MUCHO, pero seguimos creyendo.



: UDA SEDE CENTRAL :
Otamendi 28 - CP 1405 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Tel: 011 - 4902-1506 / 4902-1507
info@sindicatouda.org.ar

HORARIOS DE ATENCIÓN
L a V de 10 a 20 hs.
 
UDA © Copyright 2019
Todos los derechos reservados.

NicoSal soluciones web